SAMUEL AGUILAR +
TERESA LORENZO

Residencia en el ATELIER en MAYO de 2015

 

Entre los últimos proyectos realizados por Samuel Aguilar, destacan la música para el espectáculo de danza Entomo, (Gran Teatro de La Habana,Cuba), la música para la obra de teatro Crimen, la instalación sonora El Rincón de los Secretos (CAAM, Las Palmas de Gran Canaria), o la banda sonora del largometraje El Amor Se Mueve, compuesta conjuntamente con su hermano, Alejandro Aguilar.

 

El trabajo de Teresa Lorenzo, 

Llámalo como quieras, fue ganador del Tercer Premio del Festival Internacional Masdanza 2009, donde además recibió el premio a La Bailarina Canaria Más Destacada del Certamen.

 

 

1/1

galería de arte y paisaje

APGALLERY

 

Durante la estancia del 4 al 15 de Mayo de 2015, en el espacio de AP Gallery, el compositor Samuel Aguilar y la bailarina Teresa Lorenzo crearon una pieza musical y una performance. Esta obra, concebida como una obra `on site´, sintetiza el diálogo del hombre con el paisaje y se escenificó en la inauguración de la exposición del artista Ildefonso Aguilar.

 

Este proyecto de residencia busca incidir en la capacidad del paisaje como uno de los sustratos creativos más potentes de la acción artística, tal como queda acreditado en la obra fotográfica y pictórica de Ildefonso Aguilar. En ella se reflejan  las soledades geológicas comunes a las tierras volcánicas de Lanzarote e Islandia. 

 

La mirada insular, y distante respecto a la Sierra de Ayllón, que aportan esos dos artistas canarios, permite el extrañamiento necesario para ver la nítida personalidad del lugar de la galería.

 

El experimentado trabajo de Samuel Aguilar componiendo músicas para lugares, como por ejemplo la instalación acústica creada para Los Jameos del Agua de Lanzarote, y su colaboración habitual con el ámbito de la danza, han permitido realizar esta pieza espceífica que interpreta el `genius loci´de la galería.

 

La composición musical surgió a partir de grabaciones previas de los sonidos naturales obtenidos en el entorno, tales como trinos de pájaros al amanecer, zumbidos de insectos, el fluir del río o la percusión del artista sobre piedras de pizarra. 

 

El trabajo de Teresa Lorenzo unifica el ambito sónoro de la composición de Aguilar, con el propio espacio físico disponible. A partir de su presencia, traduce en movimiento y expresión corporal, la experiencia del lugar. Su trabajo se concentra sobre los conceptos de borde y horizonte.